Yagua Ko

Corporalidad y lengua son las vigas y columnas de la serie Yagua Ko. Yagua, que viene de voz indígena de muchos pueblos del caribe y Sudamérica, en el arawak de los Tainos es el tejido envolvente de la parte superior del tronco de las palmas que se desprende con el crecimiento. Ko, del creole haitiano Kó, que significa cuerpo.

Nuestra narrativa está llena de momentos disruptivos, baches, fantasmas y de amnesia colectiva impuesta por nuestro deficiente sistema educativo. Me cuestiono una historia manipulada al interés político/religioso de turno. La integración del creole en mis trabajos es la reivindicación de una mitad silenciada. Son varios los temas que introduzco en yagua Ko, la máscara, la descomposición/transformación, la descolonización/despatriarcalización, la nuevas masculinidades, la diversidad, las tribus y pueblos originarios como vínculo espiritual con la tierra-ente del que formamos parte y ejemplo de sociedades de bajo impacto climático en un momento de cambio inevitable de conciencia.

Materiaes.

Mis inquietudes medioambientales cada día son más fuertes. El vivir desde hace algunos  años en contacto íntimo con la naturaleza ha sido una elección coherente con mi pensamiento que ha transformado mi forma de trabajar. Los materiales que utilizo provienen de mi entorno inmediato y vuelven en su gran parte al mismo lugar de donde salieron, cerrando el ciclo natural.

Serpientes arborícolas, las hojas secas de la pata de elefante, las flores, la de las musas, plátano, el guineo y el rulo, semillas de Guarí o Mate rojo que se dan en el bosque, las semillas ojos de Buey, higüeros, hierba guinea, las plumas de un pájaro carpintero que se estrelló con su propio reflejo en un ventanal de cristal, espuelas de Ceibas, espuelas de Espino macho, espuelas de Jabillas, un trozo de una espata de coco. Elementos caóticos que adquieren nuevos sentidos en la conformación de mis piezas

Acciones

La fragilidad masculina es la esencia-consciencia que aún me conduce en los procesos de Yagua Ko.

Aunque en mi narrativa aún siga predominando mi interés por las masculinidades, se introduce lo no binario en identidad de género. Tomando de referencia la mitología de los pueblos originarios como la Taína. Yocahú, el dios de la yuca  nace del principio femenino del mundo, Atabey, sin necesidad de fecundación masculina o sin antecedentes . Es sabido que muchas culturas originarias no se regían por cuestiones de géneros binarios. Las  indumentarias que he ido creando en para las piezas están llenas de guiños tribales y en las acciones de lxs modelxs prevalece las zoo formas.

Trato de mimetizar la acción con el entorno natural o el recreado, documentando los elementos naturales utilizados. Me gusta componer acciones que hablen del equilibrio, la incomodidad, la narrativas de tribus, de árboles que me han acompañado en la reconstrucción de mi memoria. Cuando la llevo al papel cuento como una pequeña historia, como si fuese una página de un comic, esta ronda sobre una familia de un árbol, las tribus siempre están en acciones cotidianas-rituales, me gusta la representación de animales, plantas, hongos,  el futurismo tropical es parte del imaginario y los textiles como inspiración, un ejemplo las Madrás, textil originario de la región homónima de la India, una estética que ha influenciado parte de la cultura Africana y su diáspora caribeña. Fluidez, los opuestos, la dualidad, el movimiento y las identidades.